Corredor de alta montaña / trail.

TRAIL RUNNING Sesiones en el gimnasio.

Las sesiones de gimnasio son fundamentales en el entrenamiento de un corredor de trail o montaña, especialmente para principiantes. Es recomendable dedicar un par de meses exclusivamente al trabajo continuado en el gimnasio para fortalecer los músculos y prevenir lesiones a largo plazo. Si no se prioriza la fuerza, es probable que se presenten molestias físicas.

Es importante destacar que el grado de implicación muscular en la carrera de montaña es mayor que en las carreras en asfalto. Las competiciones de trail running implican cubrir distancias más largas, correr en terrenos abruptos e inestables y enfrentar desniveles más pronunciados. Por lo tanto, es necesario trabajar específicamente grupos musculares menos comunes en carreras en ruta.

La clave para los corredores de montaña está en desarrollar la fuerza excéntrica, es decir, el alargamiento muscular. También es fundamental trabajar y fortalecer el tren inferior en este plan de entrenamiento exclusivo.

Lesiones más habituales en trail running.

En cuanto a las lesiones, a pesar de que correr por la montaña causa menos impacto en las articulaciones y los músculos que hacerlo sobre el asfalto, existen problemas físicos comunes en el trail running, como tendinitis, esguinces de tobillo y roturas de fibras. El síndrome de la cintilla iliotibial es una lesión frecuente en los corredores de montaña, caracterizada por tensión en la parte externa del muslo y dolor intenso en la rodilla, causado principalmente por descensos prolongados.

Aun así, los problemas físicos que con más frecuencia se producen en el trail running son tendinitis, esguinces de tobillo y rotura de fibras. Aunque mención aparte merece el denominado síndrome de la cintilla iliotibial, ya que es el tipo de lesión que más se ve en los corredores de montaña independientemente de su nivel y estado de forma. Dicha dolencia física está caracterizada por sentir una gran tensión en la parte externa del muslo y un dolor intenso en la zona de la rodilla. Y es que la cintilla iliotibial suele venir ocasionada por afrontar descensos largos y prolongados.

Si estás iniciándote en el trail running, es importante que incorpores sesiones de fortalecimiento y desarrollo del tren inferior en tu entrenamiento en el gimnasio. De esta manera, podrás progresar como corredor, tener los músculos preparados para la exigencia física de esta disciplina y evitar posibles lesiones.